983 47 11 67 656 83 10 61 info@eloher.com

Exposición de los niños al sol

Exposición de los niños al sol

En el artículo anterior hablamos de conseguir un bronceado uniforme, duradero y seguro (puedes verlo aquí) y esta semana vamos a hablar de la exposición de los niños al sol.

La piel de los niños aún no tiene todas las defensas de resistencia solar, siendo así mucho más frágil que la piel de los adultos. Si además es una piel muy clara , la sensibilidad es todavía mayor y reacciona ante el sol con eritemas inmediatos.

Las células  responsables del bronceado no alcanzan su madurez hasta la pubertad, 14 o 15 años, y , hasta esa edad, la piel de los niños no se endurece con el sol, directamente se quema.

Es necesario usar una protección alta de pantalla total , los bebés menores de un año no deben permanecer al sol aunque usen  protección total y, hasta los 2 años, se acepta la protección alta pero no se recomienda la exposición directa.

La forma de asegurarnos la protección solar en los niños es usando productos resistentes al agua  waterproof y las texturas de los protectores que mejor soportan los niños son las que no embadurnan la piel , son recomendables las lociones en spray. Los protectores no se activan hasta transcurridos 30 minutos así que es mejor aplicarlos antes de salir de casa y recuerda que deben aplicarse con la piel seca.

Ya sabemos que los niños no paran y menos en la playa o la piscina así que otra buena forma de proteger a los peques fuera del agua mientras juegan , es con gorrito o sombrero para  que protejan la nariz y la nuca  y una camiseta. Las prendas bajo el sol deberán de ser de colores claros para no absorver el sol y de tejidos naturales como el algodón, evitando los sintéticos que pueden producir alergias.

Los niños deben consumir alimentos refrescantes en el verano como zumos de frutas , y deben beber mucha agua para evitar una insolación.

Es muy importante tener en cuenta estos consejos ya que los niños, si no son muy pequeños para quejarse, estarán inmersos en sus juegos en la playa y piscina y no se darán cuenta de los daños que pueda estar produciéndoles el sol o el calor y tal vez lo veamos cuando sea demasiado tarde.  Tomar el sol con prudencia favorece el crecimiento del niño, en exceso es perjudicial cuando su piel no es madura.

Espero que estos  apuntes sean útiles con vuestros pequeños este verano y que disfrutéis del verano con ellos pero de forma segura!!!

Author Info

Isabel Casquero

No Comments

Post a Comment